Los PPAs no son muy conocidos en España, donde apenas se han firmado algunos.. Sin embargo, los precios de promoción renovable, la abundancia de recurso en España y la escasa oferta de retribución pública, los convierten en el producto de moda en el sector.

Un PPA, acrónimo de Power Purchase Agreement (en español, acuerdo de venta de energía), es un contrato de venta de energía a largo plazo (5 o más años). Las contrapartes son los productores y los consumidores o comercializadores. Unos garantizan ingresos con los que poder financiar sus proyectos y los otros, fijan sus costes de aprovisionamiento de electricidad a largo plazo.

Los PPAs son un traje a medida que deben adaptarse a ambas partes y a la legislación del país. Existe un gran varidad, como por ejemplo, entrega física, contratos take or pay, contratos take and pay, leasing operativos, sintéticos, contratos por diferencias, precios fijos, precios indexados. Se puede vender energía, potencia o certificados de garantía de origen.

La clave de un PPA es la financiación bancaria. Un PPA que no se pueda utilizar para obtener financiación bancaria no tiene utilidad, y no será más que papel mojado. Las claves para garantizar esa financiación son: la calidad crediticia del comprador, la legislación aplicable, la resolución de controversias y la estructura de garantías. Estas garantías cubrirán tanto la construcción de la planta como las obligaciones de pago. Existen ciertos riesgos legales del PPA, como los cambios fiscales: impuesto de generación eléctrica, el canon eólico y los impuestos locales como ejemplos que pueden cambiar la fiscalidad a lo largo de la vida de un PPA. Esto tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de negociar un PPA. Un PPA es una forma de garantizar unos ingresos fijos, ingresos con menos incertidumbre pues muchos de los proyectos que hibernaban antes de las subastas están despertando al calor de los PPAs. A la firma de un PPA, el precio de éste es justo para ambas partes. Sin embargo, la evolución de los mercados hará que unos ganen y otros pierdan dinero. Por ello, es importante evaluar los riesgos y oportunidades para compradores y vendedores.

Gracias a esto, concluimos que los PPAs jugarán un rol importante en el mercado eléctrico. Sin embargo, actualmente las posiciones de vendedores y compradores aún están alejadas. Entre otras cosas, porque estos últimos están atados a las condiciones de la banca.

Para más detalles sobre los PPA, puede consultarse el informe de Marzo de 2018 de UNEF (Unión Española Fotovoltaica) aquí.